You Have to Win the Game

You Have to Win the Game

Gráficos CGA y dificultad retro


Con un toque retro llevado al extremo, You Have to Win the Game es uno de esos juegos que coge influencias de otros éxitos como VVVVVV o Knytt Underground para formar una aventura de exploración y plataformas que, sin ser muy original, está bien construida y es divertida de jugar (además de difícil).
Ver descripción completa

PROS

  • Control muy preciso
  • Gráficos retro
  • Sencillo pero adictivo

CONTRAS

  • En ocasiones MUY difícil
  • No hay mapa

Bueno
-


Con un toque retro llevado al extremo, You Have to Win the Game es uno de esos juegos que coge influencias de otros éxitos como VVVVVV o Knytt Underground para formar una aventura de exploración y plataformas que, sin ser muy original, está bien construida y es divertida de jugar (además de difícil).

Un gran laberinto

En You Have to Win the Game el objetivo es recorrer un laberíntico mapa en 2D recogiendo las diferentes bolsas de dinero que encuentras por ahí. Al principio el mapa es bastante lineal, con un camino muy marcado que debes seguir pero poco a poco se abrirán diferentes caminos, algunos de ellos aparentemente imposibles de recorrer. Solo después de mucho explorar, saltar y perder vidas, lograrás recoger ciertos objetos que sí te permitirán superar esas secciones impracticables en el primer vistazo.

Aunque no lo parece You Have to Win the Game es un juego realmente difícil. Recupera la esencia de los juegos ochenteros con algunos de los saltos y secciones más complicados que he jugado en meses. No es imposible, por supuesto, pero debes ser consciente que morirás… mucho. Suerte que hay checkpoints por doquier y que no hay límite de vidas.

Sin complicaciones

You Have to Win the Game es sencillo de jugar. No hay nada más que las teclas de movimiento y el botón de salto. No hay mapa, no hay inventario ni armas. No hay nada más: sólo tú y tu habilidad para saltar.

Un pequeño defecto es que puede ser complicado orientarse sin un mapa, y eso que el mundo de You Have to Win the Game es realmente grande. Es así, debes aceptar que es un juego a la antigua usanza y la memoria es tu única herramienta.

Gráficos CGA

Gráficos simples y música casi nula. You Have to Win the Game es un juego sobrio al extremo. Incluso los colores al estilo monitor CGA le hace parecer aún más primitivo. No esperes grandes alardes visuales aunque visto con perspectiva tampoco necesita mucho más.

Eso sí, se agradece esas dos o tres opciones que te permiten modificar algunos detalles gráficos, como el overscan, filtro scanlines, que se vea una simulación de monitor, etc.

Difícil, divertido y adictivo

De nuevo nos encontramos ante un juego de gráficos sencillos y poco atractivo pero que en su interior esconde una buena cantidad de horas de juego. Es difícil, avisado estás, pero merece la pena darle una oportunidad.

You Have to Win the Game

Descargar

You Have to Win the Game